jueves, 7 de julio de 2011

Me siento vacia. No, miento. Me siento llena de sentimientos: dolor, pérdida, impotencia, frustación, ira... Cada vez que pongo nombre a uno ahi está, saludando, dando constancia de su existencia. No son más fuertes, solo más reconocibles. Y tan solo tengo que enfrentarme a ellos, uno a uno. Pero sin prisa, que hasta ahora la prisa no me ha servido de nada

Solo queda caminar. Dos muertes en la familia en el mismo mes es mucho. Pero la vida continua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada